¿Se publican las noticias cuando son difíciles de creer?


Aparte de los filtros de la comunicación que ya comentamos anteriormente, y que como ya puntualizamos eran los filtros a los que se enfrentaban todos los medios de comunicación masivos con una audiencia relevante sin excepción, existen otros filtros, otros criterios para decidir si una noticia se publica o no se publica. El caso varía ya no sólo en cada medio, sino en algunas ocasiones el criterio es distinto según el programa o cada una de las secciones: todo dependerá de lo que establezca la figura directiva en cada caso.

Pero existe un filtro más o menos común y que tampoco tiene que ver directamente ni con los poderes fácticos ni económicos: el de la credibilidad. De hecho, la imagen que encabeza este texto ya predispone al lector a leerse algo que, de primeras, no está muy dispuesto a creerse.

Muchos teóricos y propietarios de empresas de comunicación saben muy bien que hoy, uno de los mayores activos intangibles (un elemento que genera beneficio a la empresa y que no se puede materializar) de los medios de comunicación, por no decir el mayor, es la verosimilitud. Cuando un medio es creíble, cuando la firma o la marca que acompaña a una información tiene forjado un prestigio que garantiza lo cierto de esa información o la calidad que tiene en el sentido de honor a la verdad, más tiende a ser consumido. Parece evidente.

Pero detengámonos un momento a pensar: si la credibilidad vende por sí misma, ¿qué ocurriría cuando en una redacción se pone sobre la mesa una noticia que es cierta pero que la gente no se la va a creer? El honor a la verdad está presente; que la gente se lo vaya a creer, no.

 

Existen varias razones por las que esta noticia no se publicaría, dependiendo de su contenido, estableciendo la verosimilitud como filtro de información:

-Miedo a hacer el ridículo
El medio teme que sus consumidores no acaben de creerse esa noticia y que, por tanto, piensen automáticamente que se han equivocado al ofrecer los datos. Por tanto, el ridículo vendría como consecuencia de que la gente perciba la inclusión en su medio de esa información como un error garrafal.

-Temor al desprestigio
Si el medio de comunicación tiene cierto prestigio, que comúnmente se consigue a través de la experiencia y de ofrecer contenidos creíbles y de calidad, tendrá muchos más reparos que medios que no tienen ese posicionamiento para publicar noticias que no son creíbles porque tienen mucho más que perder.

-Aislamiento
Cuando una noticia que no ofrece credibilidad se publica en un medio de comunicación, tiene una alta probabilidad de ofrecerla de forma solitaria: es más que probable que los demás medios no la publiquen por las dos razones anteriores: de esta forma, ese medio quedará aislado en su ‘valentía’ por ofrecer una información que, a pesar de lo increíble, está siendo difundida bajo el respaldo de su nombre.

 

También están los casos en los que aparecer publicadas noticias increíbles y que hacen honor a la verdad, pero siempre y cuando se cumplan algunos de estos condicionantes:

-Adecuación a la Agenda Setting
Cuando todos los medios de comunicación publican algo, la noticia entra dentro de lo que se denomina la ‘agenda setting’: una especie de entorno informativo en el que entran y desaparecen temas para extraer de ellos noticias. Si unos hechos se introducen en esta dinámica, si se convierten en un tema recurrente para elaborar noticias, se difundirán por mur increíbles que parezcan. El hecho de que todo el mundo hable de ellas también le otorga un grado importante de credibilidad a pesar de su naturaleza inverosímil.

-Existencia de pruebas accesibles
Si la difusión de esa noticia viene además acompañada de pruebas a las que pueda acceder todo el mundo (fundamentalmente internet, o elementos a los que se tiene libre acceso como el cielo o el agua) la incertidumbre ante la posible o no adecuación a la verdad de esa noticia se reduce considerablemente, otorgando a los consumidores de la información la posibilidad de que comprueben si esos datos son acordes o no a la verdad.

-Ejercicio de la presión social
Muchas veces, una noticia increíble sale a la luz porque un determinado grupo de personas, generalmente importante en volumen y, en algunos casos, importantes en relevancia, inician una campaña de presión a través de medios de comunicación minoritarios y, poco a poco, la presión va llegando hasta las altas capas de las empresas informativas.

Todos estos condicionantes se pueden resumir, en conjunto, como situaciones que aumentan el grado de credibilidad frente a la apariencia de falsedad que en un principio tiene esa noticia inverosímil.

A pesar de que haya algunas noticias que se publiquen, no debería existir ningún filtro informativo con la excusa de la credibilidad ni ningún otro, siempre y cuando las informaciones sean ajustadas a la ética y a la verdad.

Este artículo está publicado bajo licencia Creative Commons

Anuncios

One comment

¿Qué te ha parecido este post?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s