El Intermedio: el constantemente amenazado oasis de la izquierda en televisión


Los profesionales de los medios de comunicación españoles han permanecido a la espera de saber qué es lo que iba a pasar exactamente con la línea editorial de laSexta, el icono televisivo de la izquierda española, después de que el grupo Planeta, conglomerado empresarial de empresas de comunicación conservador, aprovechara la crisis económica para adquirir la cadena a precio de saldo y ante una situación que le obligada a ponerse en venta de forma inmediata o desaparecer.

 

De entre toda la programación de la cadena sita en la Ciudad de la Imagen, la que más destaca por el poco disimulo para mostrar su ideología es ‘El Intermedio’, espacio diario dentro de lo que se conoce como access prime time que dedica una hora a mostrar la actualidad de la política nacional de forma satírica. Desde que desapareciera la versión española de ‘Caiga quien caiga’, que en sus primeras temporadas además estuvo presentado por la misma persona que el programa de laSexta, se ha convertido en el único formato televisivo de ese género en toda España.

Se le empezaron a ver las orejas al lobo cuando José Manuel Lara, presidente del grupo Planeta, hizo unas declaraciones a las puertas de la fusión, con laSexta ya comprada: “¿que si me gusta Wyoming? Voy a ser sincero: sí y no. Hay cosas que me gustan y otras que no. Vamos a intentar mantener una Sexta de izquierdas que sea lo que Antena 3 es a la derecha: sin sorna, sin burla y sin befa.  No me gusta lo que se hace de algún personaje” en el programa conducido por Wyoming. Lara concluyó con respecto a este asunto diciendo que “no hace falta ese sarcasmo”.

Y desde que se pronunciara el que iba a ser el nuevo jefe de los hasta entonces acomodados trabajadores de la cadena de Mediapro empezaron a ponerse nerviosos al ver fríamente el futuro que se les avecinaba: o iban a empezar a estar incómodos, o estaban condenados a desaparecer. La derecha ahora era la que mandaba.


Los meses fueron pasando y, ya terminada la fusión, parecía que los cambios tenían que llegar de forma inmediata e irremediable. Los informativos de laSexta ya estaban integrados en la misma redacción que los de Antena 3 y los cambios en el organigrama de toda la recién adquirida cadena se habían producido. Parecía que lo que más iba a doler, que eran los cambios en la línea editorial, se estaban dejando para el final p0r ser los que más daño iban a provocar.

Era el tema pendiente: si se seguiría dejando a la izquierda campar a sus anchas en lo que ahora se llama Atresmedia y que hasta hace nada se había llamado Grupo Antena 3. Pero hay que tener una cosa muy en cuenta: en los últimos años, aunque laSexta haya pasado por cada vez más grandes dificultades económicas, era una cadena que se estaba consolidando y haciéndose un hueco muy importante entre una parte de los televidentes: la gente joven y la gente de izquierdas. Todo lo que valía el canal de televisión lo era gracias a ese público que arrastraba gracias a espacios tan definidos como ‘Salvados’ o ‘El Intermedio’.


Entonces, si Lara había adquirido laSexta y quería que le siguiera dando alguna rentabilidad, no podía perder a ese público que era el que mantenía a los programas y, por tanto, a los anunciantes. En las facultades de periodismo suele plantearse esta pregunta como ejemplo para explicar esta anomalía ética: “¿al dueño de un quiosco le interesa más que le compres un periódico de izquierdas o uno de derechas?” Para lo que después se suele decir: “al dueño de ese quiosco le da igual: lo que le importa es que se vendan los periódicos, sean de la ideología que sean”.

Según se ha sabido a través de la web elconfidencialdigital.com, ya se ha llegado a plantear seriamente sobre la mesa de las reuniones al más alto nivel del grupo de Lara el fin de ‘El Intermedio’ para siempre o tal como lo conocemos. También se habló de otros programas incómodos para la derecha: ‘Al rojo vivo’ y ‘Salvados’. Como ya hemos explicado, el programa producido por Globomedia y presentado por el Gran Wyoming y Sandra Sabatés era el que más peligro corría.

 

Pero parece que para Lara el ejemplo de los periódicos del quisquero se puede aplicar a su cadena y, por el momento, no habrá ninguna modificación en el espacio televisivo porque ahora mismo el criterio que prima sobre todas las cosas es el de la rentabilidad. Y ‘El Intermedio’ cuesta tres veces menos que ‘El Hormiguero’ (programa del mismo grupo) dando resultados de audiencia prácticamente iguales. Así que, como decía la sintonía de un ya extinto programa de televisión: “euros, euros, dubidú… si no los quieres, ¡allá tú!”.

Este artículo está publicado bajo licencia Creative Commons

Anuncios

¿Qué te ha parecido este post?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s