Cómo se fabrican los casos mediáticos


Si ahora mismo nos preguntan acerca de los casos mediáticos que conocemos, la mayoría mencionaríamos el de Marta del Castillo, Malaya, Gürtel, Mariluz, Asunta, Bárcenas, Urdangarin… efectivamente, son los que han tenido historias cuyos acontecimientos se han ido contando detalladamente en todos los medios de comunicación importantes. Muchos podrán pensar que todos los que salen en la prensa son los que ocurren, que los demás no tienen importancia. Pero tengamos en cuenta este dato: en España hay tres asesinatos diarios.

¿Cómo es posible, pues, que conozcamos tan pocos? Existen muchos condicionantes. De hecho, cada caso es único y tiene su idiosincrasia. Pero también es cierto que los periodistas no trabajan en las comisarías ni en los cuarteles y no pueden conocer el cien por cien de los hechos que acontecen y que podrían ser noticiosos.

A continuación, pasamos a detallar los motivos por los que un caso puede convertirse en mediático:

 


Casos que afectan a personas relevantes

A los personajes importantes, ya sean políticos o simplemente celebridades, les tienen vigilados toda una legión de periodistas que se encargan ya no sólo de dar a conocer los actos públicos en os que aparecen, sino de forjarse toda una red de contactos en la que se incluyen personas de su entorno y que pueden contar jugosos off the record o directamente on the record. Desde que se va a comprar una chaqueta al centro de Madrid hasta su implicación en un caso de corrupción: todo es susceptible de convertirse en noticia. Es lo que se puede denominar el star system de las noticias.

 


Casos cuyos protagonistas han avisado a los periodistas

Los protagonistas de estas historias son personas anónimas que quieren hacer pública su situación poniéndose en contacto directamente con los medios de comunicación para que colaboren en la difusión de su mensaje: puede ser desde denunciar hechos injustos hasta una desaparición, un hallazgo de algo importante que puede inculpar a terceros, etc. Cabe destacar que en las redacciones se reciben muchas llamadas de personas o avisos de gabinetes de prensa que recurren a los medios como opción ante una situación de desesperación o simplemente de personas o instituciones que quieren darse a conocer con alguna excusa.

 


Casos que se filtran a los medios sin la voluntad de los protagonistas

Aquí es donde funciona el periodismo de verdad: los profesionales que investigan, que buscan la noticia y que la hacen pública a pesar de las adversidades. Sobre todo en las clases sociales altas, los medios de comunicación  no están considerados elementos a tener en cuenta, y por eso se suelen evitar en la medida de lo posible. Sólo hay que fijarse en la clase social de las personas invitadas a los programas de testimonios o que participan en concursos televisivos de cualquier índole. También existen sujetos no pudientes que miran con recelo a los periodistas como un factor negativo, como amplificadores de una situación o una identidad que consideran preferible mantener en el anonimato. Estos casos salen a la luz casos mediante off the records, avisos del entorno o como resultado de una investigación periodística. Cabe destacar que en España prácticamente no existe ningún caso de estas características porque funcionan muy bien los filtros de la información.

Casos que no pasan los filtros de la información

Ya explicamos en una entrada anterior que están establecidos unos filtros de la información que determinan si esos hechos pueden convertirse en noticia o no. Aquí meteríamos el resto de los casos susceptibles de convertirse en noticia, que no se dan porque no encajan en ninguno de los apartados o porque se encuentran como barrera alguno de los filtros (propiedad, publicidad, fuentes, correctivos y anticomunismo). Todo lo que no aperece en la televisión, las radios o los periódicos es debido a que a los periodistas no les ha llegado esa información o porque directamente no pueden difundirlas en función de infinidad de intereses y condicionantes.

Es necesario terminar este texto invitando a denunciar a los medios de comunicación cualquier hecho noticiable o denunciable, después por supuesto de haberlo hecho ante las autoridades. La mayoría de la gente puede informar de forma ágil y sin gastar demasiado tiempo en la búsqueda de la forma de contacto con la inmensa mayoría de los medios de comunicación. De hecho, muchos de ellos dan la brasa constantemente invitando a que se denuncien los casos en sus programas.

Este artículo está publicado bajo licencia Creative Commons

Anuncios

¿Qué te ha parecido este post?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s