Bancos y medios de comunicación: una historia de amor


Antes de la crisis económica, los medios de comunicación españoles gozaban de cierta estabilidad generalizada a nivel económico
, y en muchos casos resultaban un negocio redondo con el que los propietarios no sólo ganaban enormes cantidades de dinero, sino que utilizaban sus recursos informativos para sus propios intereses, como perjudicar a sus enemigos o aumentar el apoyo a ciertas ideas, personas o instituciones.

Todos celebraban el matrimonio contraído entre la libertad de expresión y el capitalismo: se ganaba dinero traficando con información. Cada vez se abrían más empresas de comunicación y a medio plazo todos salían rentables. El dinero no era un problema: se contrataba personal, se instalaban en grandes oficinas de zonas lujosas de grandes ciudades y ni se escatimaba en recursos ni en incorporar ceros a la derecha en las nóminas de los consejos de administración.

Pero llegó el final para muchísimas aventuras empresariales prósperas de lo últimos años, por supuesto incluida la que hemos relatado: la crisis económica. Además, el conglomerado de comunicación fue contundentemente golpeado por este nuevo contexto: en España, el sector periodístico ha sido el segundo más golpeado de todos, sólo superado por la industria inmobiliaria. Un alto número de grupos pasaron de iniciar y trabajar en una expansión enorme para su negocio a no tener solvencia, con sus desastrosas consecuencias.


Esta historia comienza así: cuando los bancos daban créditos sin parar, muchos magnates de la comunicación llamaron a las puertas de los despachos de sus amigos los banqueros para que les dejaran formar parte del festín del dinero fácil, de la bienvenida a la recién estranada condición nacionalizada de nuevos ricos. Cantidades ingentes de dinero les fueron prestadas para mejorar los recursos de los que ya disponían o para expandir sus negocios por todo el mundo. Otros utilizaron los préstamos para abrirlos, sin saber lo que estaba por venir en un futuro no demasiado lejano.

Esa historia de amor terminó, la que hubo entre el dinero y la información. Pero lo medios pronto se buscarían a otra novia, esta vez impuesta por las circunstancias, cual prostituta que sólo busca sobrevivir a cambio de lo que sea: los bancos ahora eran los compañeros de cama de la comunicación.

Pero, ¿cómo fue posible? La respuesta es más sencilla de lo que parece: las empresas informativas, al dejar de ganar dinero con la crisis y ante la imposibilidad de seguir devolviendo los plazos de los préstamos que les habían concedidos años atrás las entidades bancarias, hicieron un trueque: la condonación de las deudas, de forma parcial o total, a cambio de grandes números de acciones.


Acciones o, lo que es lo mismo, propiedad. Y ya sabemos que, evidentemente, un propietario no va a poner a su negocio a funcionar para su propio perjuicio. Aquí comienza un nuevo baile, un baile romántico que se sigue al son de la música que se escucha en los despachos de los banqueros.

Bajo las condiciones de esa relación que actualmente sigue sostenida (y probablemente siga estando así hasta la desaparición de los medios o hasta un nuevo milagro económico para el sector), nos encontramos ante un panorama desolador: prácticamente todas las grandes empresas informativas españolas dependen ahora mismo de entidades bancarias.

En el blog ‘La mirada del mendigo’ se incluyó hace poco más de un año un elaboradísimo gráfico en el que se muestra con todo detalle quiénes son los propietarios de los medios de comunicación más relevantes en España. La conclusión a la que podemos llegar después de su detenido análisis no es demasiado sorprendente: las empresas informativas están en el poder de entidades financieras, empresas y multimillorarios vinculados a ellas. A pèsar de que haya pasado algún tiempo desde su elaboración, los cambios que ha habido por entoncesse pueden calificar de anecdóticos, como el cambio de nombre de “Grupo Antena 3” a “ATresMedia”.

La revista Mongolia publicó poco después, en su número de julio de 2013, un informe titulado “La nueva propiedad de los medios de comunicación”, del que se extraía un resumen muy útil para conocer esa relación entre lo bancario y lo mediático:

PRISA
Ya son accionistas importantes Daiwa Securities, BH Stores IV BV, BNP Paribas, Bank of America, Asset Value Investors, Marlin Equities, Berggruen Acquistions Holding LTD, Deutsche Bank. Entre todos suman alrededor del 25% del capital actual. Además, Caixabank, Banco Santander y HSBC tendrán un 20% del capital en 2014 tras canjear deuda por acciones.
Pese a ello, la deuda de Prisa se sitúa alrededor en de 3.000 millones y la empresa ha invitado a las siguientes entidades financieras a canjear deuda e incorporarse al capital de la empresa o aumentar su participación actual: BBVA, Banco Sabadell, Banesto, Bankia, Bankinter, Banca March, Kutxabank, Banco Caixa Geral, Banco Cooperativo Español, Ibercaja, Banco Pastor, Banco Popular, ICO, Liberbank, Banco Grupo Cajatres, NCG Banco, Bankia, Banco Espíritu Santo, Caixa Banco de Investimento, Vitybank, Crédit Agricole, Societé General, The Royal Bank of Scotland, Commerzbank, Fortis, Cooperative Centrae Raiffeisen-Boerenleenkbank, Alie Street Investments, Banca Monte dei Paschi di Siena, Banco BP, Bank of America, Banco Itaú, Bank Audi Saradar, Natixis.

GRUPO PLANETA
El accionista de referencia es José Manuel Lara, que a su vez es vicepresidente del Banco Sabadell. El consejo de Antena3 incluye a Marco Drago, consejero del fondo DeA Capital (el fondo vinculado a De Agostini, accionista de referencia de A3) y Pedro Ramón Cajal (consejero del Banco Renta 4).

VOCENTO
El Consejo de Administración incluye a Fernando Azaola Arteche (BBVA), Rodrigo Echenique (Banco Santander) y Jaime Castellanos (Lazard).

GRUPO GODÓ
El dueño del grupo, Javier Godó, es a su vez vicepresidente de la Caixa y consejero de Caixabank. En 2011, la entidad financiera concedió 7,5 millones de euros en créditos al grupo. El reducido Consejo de Administración del Grupo Godó incluye a Luis Conde (consejero de CatalunyaCaixa y vinculado a Lazard).

ZETA
Principal acreedor: Caixabank, que supervisa la reestructuración a través de Juan Llopart, uno de sus consultores de confianza y hombre fuerte del consejo de Zeta.

TELECINCO / MEDIASET
La primera televisión española está bajo control del magnate italiano Silvio Berlusconi. El Consejo de Administración incluye a Borja Prado (máximo responsable de Endesa y consejero de Mediobanca, entre cuyos accionistas está el Banco Santander) y Helena Revoredo (Banco Popular).

Y bien, ¿cómo puede afectar este nuevo panorama protagonizado por el cambio de propiedad con respecto a la información que los medios emiten? Principalmente de dos formas:

Emisión de noticias que benefician a la entidad bancaria


Está claro que un propietario no va a utilizar algo de lo que es dueño para perjudicarse, y tampoco dejar que por permitir que ese medio funcione con libertad lo haga. Precisamente usará ese nuevo producto para su propio beneficio. El caso paradigmático lo encontramos en el diario El País y su nueva amistad con ‘la Caixa’ y el Opus Dei: después de que en julio de 2012 se aprobara en la Junta de Accionistas la conversión en capital de parte del crédito puente suscrito con varias entidades (entre las que figura ‘la Caixa’), se convirtieron en accionistas de referencia de la empresa y además seguían siendo acreedores, condición que todavía mantienen.

El presidente de la caja catalana, Isidro Fainé, fue calificado por el propio diario como“un hombre de profundas convicciones religiosas y próximo al Opus Dei” en el 2007, año en el que el periódico todavía era relativamente independiente con respecto a las informaciones referidas a este tipo de asuntos. Tras esto, en octubre de 2012, la presión de Isidro comenzó a dar frutos y el día 19 de ese mes se publicó en el antiguo “diario independiente de la mañana” y referencia del progresismo un reportaje titulado “Las otras misioneras”, donde se mostraba la labor de los voluntarios y voluntarias de las obras misionales pontificias. Curiosamente, el día de su publicación fue la antevíspera de la jornada anual de recaudación en las iglesias.

Censura de noticias que perjudican a la entidad bancaria


Como era de esperar, tampoco serán publicadas, para que a nadie se le atragante su croissant mientras lee su propio periódico en su despacho (cuando digo ‘propio’ me refiero a toda la empresa que lo publica), las noticias que puedan hacer daño o crear una mala imagen del amo y señor propietario de la corporación. Y esta persona, como además de ser propietaria tiene además muchas ramificaciones en otras empresas, la cosa se pone complicada para el transmisor de la información.

Como hemos detallado antes en el resumen de los propietarios de los grandes medios, en Mediaset España existen dos personas en el Consejo de Administración con fuertes vinculaciones a bancos: Borja Prado (consejero de Mediobanca, entre cuyos accionistas está el Banco Santander) y Helena Revoredo (del Banco Popular). Por tanto, no se emitirá jamás en los canales de grupo de Fuencarral ninguna imagen de un desahucio que haya sido ejecutado por estos bancos. Tiene más delito cuando además el Banco Santander es uno de los más aficionados a echar a la gente de sus casas por impago.

Lejos de que cambie esta tónica, debido al actual contexto económico y mediático en el que nos encontramos, ya podemos afirmar que, si ya eran pocas las presiones institucionales, políticas, empresariales y personales, ahora los grupos mediáticos tienen que someterse completamente a los nuevos miembros de su alta jerarquía: los banqueros. Precisamente ahora, cuando son los dueños de los bancos los que más deberían ser los protagonistas de las noticias que denuncian hechos ante la ciudadanía.

Este artículo está publicado bajo licencia Creative Commons

Anuncios

¿Qué te ha parecido este post?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s